Ucrania lanzará su primera planta solar en Chernobyl

Por • 9 Mar, 2018 • Sección: Destacada

En la zona cero de la tragedia de Chernobyl en Ucrania, los trabajadores con chalecos anaranjados están ocupados erigiendo cientos de paneles de color oscuro mientras el país se prepara para lanzar su primera planta solar para revivir lo que ahora es un territorio desolado y abandonado.

La nueva planta de energía de un megavatio está ubicada a solo cien metros del nuevo “sarcófago”, una cúpula de metal gigante que sella los restos del accidente de Chernobyl de 1986, el peor desastre nuclear del mundo.

Se ha gastado un millón de euros en convertir lo que una vez fue un páramo nuclear en la única planta de energía solar del país

«Esta planta de energía solar puede cubrir las necesidades de una aldea de tamaño medio», o unos 2.000 pisos, dijo Yevgen Varyagin, el jefe de la compañía ucraniano-alemana Solar Chernobyl que llevó a cabo el proyecto. La instalación solar se pondrá en marcha en unas semanas.

El grupo gastó un millón de euros (4,4 millones de dhams) en la estructura que tiene unos 3.800 paneles fotovoltaicos instalados en un área de 1,6 hectáreas, aproximadamente del tamaño de dos campos de fútbol, y espera que la inversión se amortice en siete años.

“La cantidad de luz solar aquí es la misma que en el sur de Alemania”, dice el Sr. Varyagin.

Ucrania, que ha dejado de comprar gas natural de Rusia en los últimos dos años, está tratando de explotar el potencial de la zona de exclusión de Chernobyl que rodea la planta de energía nuclear dañada. Está deshabitado y no puede cultivarse.

El Reactor Número Cuatro de la planta de Chernobyl explotó el 26 de abril de 1986 y la precipitación contaminó hasta tres cuartas partes de Europa, según algunas estimaciones, especialmente en Rusia, Ucrania y Bielorrusia.

Después del desastre, las autoridades soviéticas evacuaron a cientos de miles de personas y este vasto territorio, de más de 2.000 kilómetros cuadrados, ha permanecido abandonado. La planta continuó operando los reactores restantes, el último de los cuales se cerró en 2000, poniendo fin a la actividad industrial en el área.

La gente no puede volver a vivir en la zona durante “más de 24,000 años”, según las autoridades ucranianas, que sin embargo argumentan que es posible nuevamente un uso industrial prudente.

«Evidentemente, este territorio no puede utilizarse para la agricultura, pero es muy adecuado para proyectos innovadores y científicos», dijo Ostap Semerak, ministro de medio ambiente de Ucrania y uno de los promotores de la colocación de proyectos solares en Chernobyl, en 2016.

El año pasado se instaló una gran cúpula para cubrir las ruinas del reactor dañado para garantizar un mayor aislamiento del magma altamente radiactivo en el reactor. Como resultado, la radiación cerca de la planta se desplomó a solo una décima parte de los niveles anteriores, según cifras oficiales.

Aun así, las precauciones son aún necesarias: los paneles solares se fijan a una base de bloques de hormigón en lugar de colocarlos en el suelo. Las estrictas normas de seguridad prohíben la perforación o excavación en la tierra, ya que el suelo permanece contaminado.

El año pasado, el consorcio, una empresa conjunta entre la firma ucraniana Rodina Energy Group y la alemana Enerparc AG, completó una planta de energía solar de 4,2 megavatios en la zona irradiada en la vecina Bielorrusia, justo al otro lado de la frontera con Chernobyl.

Las autoridades ucranianas ofrecieron a los inversores cerca de 2.500 hectáreas, 25 kilómetros cuadrados, para la posible construcción de plantas de energía solar en Chernobyl.

Etiquetado con: , , , , , , ,

Los comentarios están cerrados.